Tratamientos para la fertilidad femenina

Pareja con test de embarazo

Para definir el mejor tratamiento es necesario analizar cada caso de forma individual con el fin de llegar al diagnóstico que justifica la infertilidad.

De forma global, las pruebas diagnósticas disponibles para el estudio de la infertilidad en la mujer, son las siguientes:

Análisis de ovulación. Hay mujeres que aunque menstrúan, no ovulan. Este kit permite detectar, con análisis diarios de la orina, la ovulación, detectando el aumento repentino de la hormona luteinizante que ocurre antes de la misma.

Análisis de sangre. Medir la progesterona en los días 21 a 23 del ciclo permite dilucidar si ha habido ovulación..

Histerosalpingografía. Esta técnica emplea un contraste y un dispositivo de rayos X. Gracias a ella se pueden detectar anormalidades en la cavidad uterina o trompas de Falopio obstruidas.

Análisis de reserva ovárica. La hormona anti-mulleriana es un indicador de la reserva de óvulos que dispone una mujer, aunque no es el único. A mayor edad de la mujer, menor es el resultado de dicha hormona. En algunos trastornos como el SOP, esta hormona suele estar más alta de lo habitual.

Otros análisis hormonales. La fertilidad no depende únicamente de las hormonas de la regla. La aparición de vello, de acné, las estrías rojas, la prediabetes pueden ser indicadores de otros problemas hormonales que pueden generar infertilidad. 

Pruebas de diagnóstico por imágenes. La ecografía pélvica utilizada por personal médico entrenado es capaz de detectar, de forma no invasiva, alteraciones estructurales del útero (malformaciones, miomas…), de los ovarios (SOP, endometriosis…) o ausencia de estimulación endometrial (ausencia de línea endometrial).

Otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Llegado el caso, es posible llegar a realizar una histeroscopia (introducir una cámara en la cavidad uterina para detectar anomalías endometriales, como los pólipos, y su extirpación. En ocasiones se utiliza además, en técnicas avanzadas de reproducción asistida, para estimular el crecimiento endometrial para mejorar la capacidad de implantación del óvulo fecundado.

Laparoscopia. Esta cirugía mínimamente invasiva implica realizar una pequeña incisión en el ombligo e insertar un dispositivo de observación en la cavidad abdominal. La laparoscopia puede identificar endometriosis, cicatrices, obstrucciones o irregularidades de las trompas de Falopio.

Análisis genéticos. Los análisis genéticos se realizan en aquellas pacientes en las que, por sus síntomas, sus datos exploratorios y sus resultados analíticos, orientan hacia un síndrome o alteración genética que, entre otras cosas, pueden justificar su infertilidad (hiperplasia suprarrenal congénita, síndrome de Turner…).

Tratamiento

El tratamiento de la infertilidad depende de la causa, de la edad, de la duración de la misma,  y de las preferencias personales, entre otras. La esterilidad es un trastorno complejo, por lo que el tratamiento involucra múltiples variables. Aunque algunas mujeres necesitan solo uno o dos tratamientos para restaurar la fertilidad, es posible que se necesiten varios tratamientos de distinto tipo.

Los tratamientos pueden intentar restaurar la fertilidad desde pequeños cambios en la alimentación, tratamientos hormonales a través de medicamentos, técnicas avanzadas y, en última instancia, cirugías que ayudan al éxito del embarazo (en el caso de miomas, por ejemplo).

Estimular la ovulación con medicamentos para la fertilidad

Los medicamentos para la fertilidad regulan o estimulan la ovulación. Los medicamentos para la fertilidad son el principal tratamiento para las mujeres que son infértiles debido a trastornos de la ovulación.

Los medicamentos para la fertilidad generalmente funcionan como las hormonas naturales, la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH), para desencadenar la ovulación. También se usan en mujeres que ovulan para tratar de estimular un mejor óvulo o un óvulo u óvulos adicionales.

Estrategias de apoyo

Afrontar la esterilidad femenina puede ser física y emocionalmente agotador. Para afrontar los altibajos emocionales de los análisis y del tratamiento de esterilidad, considera estas estrategias:

Prepárate. La incertidumbre de las pruebas y los tratamientos de esterilidad puede ser difícil y estresante. Comprender el proceso puede ayudarte a reducir la ansiedad.

Busca apoyo. Si bien la esterilidad puede ser un asunto muy personal, acércate a tu pareja, tus familiares o amigos cercanos, o a un profesional para que te brinden su apoyo. Muchos grupos de apoyo en línea permiten conservar el anonimato mientras debates temas relacionados con la esterilidad.

Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Seguir una rutina de ejercicios moderada y comer alimentos saludables puede ayudarte a mejorar tu perspectiva y a mantenerte concentrada a pesar de los problemas de fecundidad.

En LifeLuz cuido de tu fertilidad, analizando cada caso de manera minuciosa y personalizada, con el objetivo de detectar aquellos factores modificables que aumenten las posibilidades de conseguir un embarazo de manera natural.

David J Palao

David J Palao

Padre y médico endocrino especialista en fertilidad (en ese orden). Escribo artículos para ayudarte a mejorar tu fertilidad trabajando pequeños detalles de tu día a día.